14 de Septiembre
   Nuestro Templo Parroquial se encuentra bajo la Advocación de la Exaltación de la Cruz, de allí el nombre de nuestro partido. Los Festejos Patronales se desarrollan los 14 de Septiembre.
    El programa comienza temprano, con la adhesión del cuerpo de Bomberos Voluntarios con toque de sirena y bombas de salva. Sigue el izamiento de la bandera en Plaza San Martín con suelta de palomas; solemne Te Deum y procesión con las imágenes del Crucificado y la Dolorosa; discurso del Intendente Municipal; entrega de premios y desfile de las escuelas, instituciones y centros tradicionalistas. Por la tarde hay presentación de grupos musicales y escuelas de danza; y cierra la noche un magnífico espectáculo de fuegos de artificio.
   Aunque con muchas modificaciones sufridas a través de los siglos, la Celebración de la Exaltación de la Cruz conmemora el día en que Santa Elena halló los restos de la Cruz donde padeciera Jesús.
   
   Desde la caída del Imperio Romano hasta el esplendor del Renacimiento pasaron casi diez siglos. De este agitado período de la historia de occidente sólo se recuerdan los años de desorden y caos. Se olvida que la evolución del mundo civilizado continuó, que la obra de los antiguos se transmitió y que el arte y la ciencia progresaron. Hubo una ciudad que recogió la antorcha de la civilización y que alcanzó un esplendor sin par en la Edad Media: Bizancio, actual Estambul, la Constantinopla de los romanos.
    En el siglo IV, el Imperio Romano agoniza. Pero entonces sube al poder un Augusto ambicioso llamado Constantino. Será la salvación de la cultura occidental pues Roma caerá prontamente en mano de los bárbaros y Constantinopla, más cercana a las fronteras del Imperio, sabrá defenderse mejor de los invasores persas.
    Corría el mes de octubre del año 312 de nuestra era. Constantino, General del Imperio Romano, está próximo a enfrentar en batalla a Magencio en las cercanías de Roma, más precisamente en el Puente de Milvio. Antes del combate, Constantino ve delante del disco solar una gran cruz brillante con un mensaje: ¡In hoc signo vincis! ¡CON ESTA SEÑAL VENCERÁS!
Triunfador de la batalla, Constantino se convierte así en Augusto del Imperio Romano y cierta noche mientras dormía tiene una revelación divina que le manda usar aquella Cruz aparecida como símbolo en los escudos de sus legiones. Según los historiadores, estos hechos serían decisivos para la conversión al Cristianismo de Constantino, el primer Emperador Romano en adoptar esta religión. Tanto fue así que al poco tiempo emite el Edicto de Milán por el cual da a los cristianos la libertad de culto, luego de 300 años de persecuciones y matanzas. Durante su mandato reunificará el imperio, abolirá la crucifixión como pena capital, trasladará la sede imperial de Roma a Constantinopla y la Cruz se convertirá en símbolo público del Cristianismo, aunque siglos atrás los que profesaban ocultamente su fe en Cristo la utilizaban en los ritos privados.
    Su madre, Elena, ya bautizada, y cuyo nombre significa brillante o resplandeciente, es llamada por su hijo a Constantinopla luego de catorce años de separación para darle el título de Emperatriz.
Ya anciana, Elena visita en peregrinación los Santos Lugares donde se entera de la costumbre judía de enterrar, en el lugar de la ejecución de un malhechor, los instrumentos usados para darle muerte. Manda derribar el templo en honor a Venus que se erigía en el Monte Calvario para buscar la Cruz donde padeciera Jesús.
    Y así fue que el 14 de Septiembre del año 320, tres cruces fueron halladas. Y una antigua tradición relata cómo milagrosamente logró identificar la que correspondía a Jesús mediante la curación de un moribundo, luego de lo cual los allí presentes se hincaron de rodillas para adorar el Santo Madero.
En conmemoración de este hallazgo, seguramente, esta ceremonia de veneración se repitió todos los 14 de Septiembre hasta llegar a nuestros días y se denomina ADORACIÓN DEL LÁBARO SAGRADO o, como la conocemos mejor en estos pagos, EXALTACIÓN DE LA CRUZ.
    A poco tiempo del hallazgo, Elena abandonará sus riquezas y dedicará su vida a la atención misericordiosa de enfermos y moribundos. Por esta razón la Iglesia Católica la ha canonizado y en la actualidad la conocemos como Santa Elena y su imagen la representa con la Santa Cruz entre sus brazos.
    Es por todo esto que el Templo Parroquial de Capilla del Señor se encuentra dedicado a la Exaltación de la Cruz, y si prestamos atención al ingresar a la Iglesia veremos en la parte superior del Altar Mayor un triángulo equilátero, rodeado de destellos, que representa a la Santísima Trinidad. Inmediatamente por debajo veremos una Cruz Exaltada, sin la figura de Cristo, que emula a la hallada en Jerusalén por Santa Elena.

..."CUANDO SEA EXALTADO SOBRE LA TIERRA ATRAERÉ A MÍ TODAS LAS COSAS. CUANDO LEVANTÉIS AL HIJO DEL HOMBRE, CONOCERÉIS QUIEN SOY YO"...

    Por estar bajo esta advocación se custodian aquí, en un hermoso relicario, dos astillas de la Santa Cruz, sin lugar a dudas el más importante patrimonio de la fe católica que se conserva en las parroquias de la campaña bonaerense."

Fuente: Noticias, Boletín Informativo Nº 3. Asociación Pro Memoria de Capilla del Señor - 14/09/98
FacebookFacebookGoogleShareGoogleShareTwitterTwitter
 

Encuestas

¿Qué le parece nuestro sitio web?
 

Fotos al azar

municipalidad.jpg



Prensa Municipal: